Blog

La importancia de los oligoelementos y en qué alimentos encontrarlos.

La importancia de los oligoelementos y en qué alimentos encontrarlos.

Los minerales son indispensables en nuestra dieta, son sustancias de origen inorgánico que conforman el 5% de nuestro peso corporal y desempeñan funciones específicas, como la formación de tejidos como huesos y dientes, el buen funcionamiento de las células, la regulación del ritmo cardíaco y la producción de hormonas.

Los oligoelementos son los que se requieren en pequeñas cantidades, incluso solamente en estado de trazas. Deben formar parte de la alimentación diaria ya que son eliminados constantemente y debemos reponerlos.

 ¿En qué nos ayudan cada uno de los oligoelementos?

  • Flúor: Ayuda a la fijación del calcio en los huesos, es indispensable en períodos de crecimiento, también ayuda a prevenir o retardar la aparición de osteoporosis. Ayuda a prevenir la aparición de caries. Lo encuentras en verduras y hortalizas, té y café.
  • Yodo: El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de las glándulas tiroides ya que es imprescindible para la formación de las hormonas tiroideas (T3 y T4). Estas hormonas regulan el metabolismo basal y por tanto el crecimiento y las funciones de otros sistemas del organismo. Está en algunas hortalizas frescas y frutas: brócoli, espinacas, hojas de nabo, coles de Bruselas, espárragos, remolacha, berros, apio, judías verdes, acelgas, fresas, manzana Golden, mora y piña.
  • Selenio: Es un antioxidante muy potente y que es necesario para el buen funcionamiento de los músculos, protege el sistema cardiovascular. Las nueces de Brasil (o castañas amazónicas) y los piñones son fuentes vegetales de selenio. También las goji berries. 
  • Silicio: Es esencial para la formación del esqueleto y para el crecimiento al intervenir en el proceso de calcificación de los huesos. Interviene en los procesos de cicatrización. La falta de silicio provoca pérdida de elasticidad de la piel y otros tejidos, así como pelo y uñas quebradizos. Está presente en los cereales integrales como la quínoa porotos verdes, el pepino (con la piel), el apio, el rábano, el plátano, champiñones, lentejas rojas, frutos secos, zanahorias, espinacas, la uva (con piel), el mango, la piña, las semillas y especias como el cilantro.
  • Cromo: metabolismo de los azúcares: interviene en el metabolismo de los azúcares refuerza la acción de la insulina y favorece la entrada de glucosa a las células. Debe tenerse en cuenta que con la edad, disminuye su contenido en el cuerpo. Está en cereales integrales como la quínoa nueces, champiñones, espárragos, ciruelas pasas, y levadura de cerveza.
  • Cobalto: sistema circulatorio: es un componente esencial de la vitamina B12. Regula el sistema neurovegetativo, Ayuda a regular la presión arterial y a dilatar los vasos sanguíneos, y favorece la fijación de la glucosa en los tejidos. Se encuentra en el ginseng, en algunas semillas y frutos secos.
  • Hierro: Interviene en la síntesis y función de la hemoglobina, actúa sobre las enzimas en la producción de energía, de colágeno, de elastina y de los neurotransmisores. Se encuentra en las semillas de zapallo, el kale, la espinaca, las semillas de sésamo, las lentejas, el cacao, la lúcuma.
  • Litio: Actúa sobre el sistema nervioso y en algunos tipos de afecciones cardiacas. En principio es difícil que se produzca un déficit de litio, pero el tratamiento con litio puede ser útil en casos de trastorno bipolar. Se encuentra en el kale, espinaca, espárragos, castañas de cajú, pimientos, avena, col, zanahorias , lechugas , naranjas, tomates , manzanas , patatas, peras , almendras, entre otros.
  • Manganeso: Mejora la sintomatología alérgica. Es necesario para los huesos y para las funciones reproductoras. Los alimentos que tienen más manganeso son las espinacas, la piña, la soja; coles como la kale o el brócoli, los garbanzos, el tofu, la quinoa o el pan integral, las semillas de zapallo.
  • Molibdeno: Ayuda al metabolismo y absorción intestinal del hierro. Interviene en el buen estado de las funciones masculinas y también en el proceso de desintoxicación de compuestos nitrosados. Está especialmente en las legumbres.
  • Níquel: Interviene en los procesos de crecimiento, en la formación de células y estimula las defensas. Se encuentra en el té, café, chocolate, soja, frutos secos, harina de avena, repollo, kale, espinaca y papas.
  • Cobre: Interviene en la síntesis y función de hemoglobina, de colágeno, elastina, neurotransmisores y en la formación de melanina. Eleva las defensas. Está en legumbres, alimentos integrales, dátiles y otros.
  • Estaño: Importante para muchas funciones bioeléctricas y el crecimiento capilar. Mejora el funcionamiento del sistema inmunológico y los reflejos. Está presente en hortalizas, frutas y jugos de frutas.
  • Vanadio: No está claro su mecanismo de acción pero incrementa y mejora los mecanismos controlados por la insulina, aumentando el nivel de glucógeno muscular. Se encuentra en pequeñas cantidades en la pimienta, los aceites vegetales, los cereales como la quínoa, champiñones, perejil, entre otros.
  • Zinc: Interviene en el funcionamiento de ciertas hormonas y en los procesos de crecimiento. Ayuda en la producción de insulina, la formación de espermatozoides y la defensa del sistema inmunitario. Está en cereales integrales como la quínoa, el tofu, el tempeh, las legumbres, semillas de zapallo, lúcuma.